27.05.2014

Esta nueva inauguración en Nuñez propone un menú clásico, con influencias mediterráneas, pero sorprende por su corrección. Recomendado para los que andan por el barrio.

Hace tiempo que Núñez viene sumando opciones gastronómicas interesantes: al mismo paso que se suman edificios en la zona, se van agregando restaurantes para atraer a los nuevos vecinos del barrio. Tinos se presenta como una alternativa familiar, cumplidora y a precio muy razonable. Abrió el mes pasado en la esquina de Campos Salles y Arribeños, donde hasta hace un tiempo funcionaba el restaurante Balthazar. Es un local amplio, con techo alto, entrepiso y una terraza que espera la llegada de septiembre.

Lo que más se destaca de Tinos es la honestidad de su propuesta: no se mete con ingredientes exóticos, ni tienen presentaciones deslumbrantes. Si bien el nombre hace alusión a una isla griega y la carta tiene toques mediterráneos (por ejemplo, el milhojas de berenjena, albahaca, tomate, orégano y mozzarella, $55), lo cierto es que la cocina es internacional y queda claro que el chef Pablo Greco ha trabajado con chefs eclécticos como Roberto Ottini (Bengal) y Martín Rebaudino (ex Oviedo).

Concretamente, se puede probar desde una bondiola a la cerveza negra con batatas fritas ($105), hasta un abadejo al curry ($88), pasando por diferentes variedades de pasta, como los spaghetti di mare ($90), o los tortellini de cordero ($90). Hay también seis opciones de ensaladas, que pueden hacer las veces de entrante o de plato principal, como la de pollo asado, tomates secos, rúcula, panceta y queso azul ($72).

En definitiva, una carta que no por breve deja de ser completa: hay opciones para todos los gustos. Buena opción para ir en familia o con amigos. Cobran $20 de cubierto y, en promedio, se puede gastar entre 150 y 200 pesos por persona. Hay descorche.

Por Claudio Weissfeld