Miscelánea restauranteur. Pablo Greco es de esos chefs jóvenes que se reinventan todo el tiempo. Ahora remozó todo su restaurante y ¡hasta le cambió el nombre! Ahora se llama Tinos, ubicado en Arribeños 3198, esquina Campos Salles, facilísimo de llegar y con buen estacionamiento. De las cosas que probé, destaco el cordero braseado, que acompaña un risotto aderezado con mascarpone y limón. Con buena pasta, son impresionantes los tagliolini con pomodoro y albahaca, como así también los ravioles de cordero con crema de romero. De postre elegí un tiramisú, hecho con toda la ortodoxia que requiere. Todo regado con un delicioso Terrazas Syrah 2011. De lunes a viernes abren desde las 7:30 hasta las 24. Los sábados solo de noche. Y domingos cerrado. Buena cocina, buen servicio y buenos precios. ¿Qué más?

Por Alejandro Maglione
amaglione@lanacion.com.ar | @crisvalsfco
Especial para ConexiónBrando